17 de enero de 2009

¡Menos mal por las catas, sin ellas!, la carpa hay que montarla lo menos en....


Acordarse de Santa Bárbara cuando truena, es refrán marinero; pero en Cádiz, si Santa Bárbara no existiese - el gran solar - habría que crearlo. ¡Ay! patrona de artilleros, cuantos bombazos sobre el solar y los que le quedarán.
A bombo y no de carnaval y con mucho platillo, se anunció el inicio de una de las "extraordianarias" obras de la ciudad; el aparcamiento subterráneo en dicha ubicación.
Se anunció el cierre de la actividad actual para el día uno de enero, pero.. estamos con los peros de siempre, las catas; dichosas catas que vinieron a estropearlo todo. Con lo organizado y programado que todo se tiene desde el área correspondiente y coordinado con todas aquellas que les afecte, bajo la estricta supervisión de la señora alcaldesa.
¿Nadie se acordó de las catas?, bueno pues no se sabe si será una más de las tretas persecutorias que parecen existir contra todo proyecto en la ciudad. Con lo bien que iba todo, llegó alguien y la fastidió.
Lo simpático de que el no se haya producido el comienzo de las obras, lo da el hecho de que por parte del Ayuntamiento, se ha decidido, que una vez más la Carpa de Carnaval, se instale en esos terrenos de Santa Bárbara, al parecer por ser el lugar más idóneo para esa gran y maravillosa actividad dentro del programa municipal para el carnaval "La Carpa".
La pregunta, dentro de esta maravillosa organización es, ¿Donde se habría instalado ésta, si Santa Bárbara estuviese ya en obras?
Que la ciudad carece de espacios, no es nuevo; pero si antes se celebraban los bailes en el Gran Teatro Falla, ¿No se podría utilizar los bajos del Palacio de Congresos?
Seguiremos esperando noticias, no es lo mismo capacidad de resolución, que improvisación; en ninguna organización seria, se permite.

Cádiz, trimilenaria ¿Por paciencia?

La ciudad más antigua de occidente, de la que todos/as se enamoran, pero a veces tanto amor, no deja ver como algunos/as la maltratan.